La verdad sobre los Testigos de Jehova y la Religion
EXTJ.ORG
  
  "La probabilidad de que la vida se hubiese originado por azar en una de las 1046 ocasiones es pues de 10-255 . La pequeñez de este número significa que es virtualmente imposible que la vida se haya originado por una asociación aleatoria de moléculas. La proposición de que una estructura viviente pudo haber surgido en un único acontecimiento por medio de una asociación de moléculas al azar debe ser rechazada." [Quastler, Henry. The Emergence of Biological Organization (El surgimiento de la organización biológica), New Haven and London, Yale University Press, 1964, p. 7.]
     "Obtener una célula por azar requeriría por lo menos cien proteínas funcionantes que aprecieran simultáneamente en un lugar. Esto equivale a cien acontecimientos simultáneos, cada uno con una probabilidad independiente que difícilmente pudiera ser superior a 10 -20 , lo cual da una probabilidad máxima combinada de 10 -2000 ." [Denten, Michael. Evolution: A Theory in Crisis (Evolución: Una teoría en crisis), Warwickshire, Burnett Books Limited, 1985]
     "Cuanto más estadísticamente improbable es una cosa, más nos cuesta creer que ocurrió por ciego azar. Superficialmente, la alternativa obvia al azar es un Diseñador inteligente." [R. Dawkins, "The Necessity of Darwinism" (La necesidad del darwinismo) . New Scientist, Vol. 94, 15 de abril de 1982, p. 130.]
     (Algunas de las citas de esta sección fueron tomadas de The Quote Book (El Libro de Citas), compilado por John Mackay; y col., publicado por Creation Science Foundation Ltd. 1984.)

LA IMPROBABILIDAD MATEMATICA DE QUE LA VIDA SURGIESE POR AZAR

     La teoría de la evolución sostiene que la materia inanimada, mediante combinaciones al azar de moléculas, dio finalmente origen a la vida. En esta sección, examinaremos la probabilidad matemática de que esto ocurriese. Empero, si usted no está familiarizado con la notación exponencial no podrá sacarle tanto provecho como si lo estuviera. Por tanto, para hacer más fácil las cosas para quienes desconocen la notación exponencial, una simple explicación e ilustración debiera aclarar las cosas.
     Un ejemplo de notación exponencial es 3 2 . Se lee "tres a la dos" o "tres al cuadrado". Esto significa 3 x 3, o 9. Tres es la base, y 2 es el exponente . El exponente indica cuántas veces debe multiplicarse la base por sí misma para obtener el número expresado. Así, 10 2 = 10 x 10 = 100; 2 3 = 2 x 2 x 2 = 8; 10 3 = 10 x 10 x 10 = 1000. Nótese que cuando la base es diez, el exponente indica el número de ceros después del uno. Así, 10 2 tiene dos ceros (100), 10 3 tres ceros (1000), y 10 4 cuatro ceros (10 000). Cuando no se indica exponente, se entiende que es 1 ( 10 1 = 10). Un exponente también puede ser negativo; 10 -1 = 1/10 ó 0,1; 3 -3 significa 1 dividido 3 x 3 x 3 ó 1/27. Cuanto mayor sea el exponente negativo, menor será el número representado. Veamos la ventaja de esta notación con una rápida ilustración.
     Si usted tomase un trozo de papel de 0,05 mm de espesor, lo cortara en dos, y pusiera las dos mitades una encima de la otra, tendría un espesor total de 0,1 mm. Si a estos trozos los cortase por la mitad obtendría cuatro pedazos, que si los cortase por la mitad darían 8 pedazos, y así sucesivamente. Si uno repitiese la operación un total de cincuenta veces, ¿cuán alta sería la pila? Matemáticamente, la ecuación sería 250 trozos de 0,05 mm cada uno, y la respuesta quedaría expresada en milímetros. Después de leer esta frase y antes de leer la respuesta, examine de nuevo la ecuación y piense cuán alta le parece que sería la pila. Adelante, adivine. ¿Ya lo hizo?
     La respuesta es muy sencilla. Hay un solo problema: no está en milímetros, sino en kilómetros. Exactamente 56 294 995 340 000 kilómetros. Sorprendente, ¿no es cierto? La sorpresa en la enorme respuesta se debe a la notación exponencial 2 50 que, dicho sea de paso, equivale a 1 125 899 906 842 624 , es decir mil ciento veinticinco billones ochocientos noventa y nueve mil novecientos seis millones ochocientos cuarenta y dos mil seiscientos veinticuatro. Evidentemente, es más sencillo decir "dos a la cincuenta".
     He aquí otra ilustración más simple. El número total estimado de átomos presentes en el universo es de 1079 , es decir un 1 seguido de 79 ceros. Es mucho más sencillo expresar el número con un exponente. Esta es la ventaja de la notación exponencial.
     Cuando en lo que sigue se cita gente que emplea esta forma de notación, usted tendrá ahora una idea más clara de lo que dicen.
     La evolución enseña que en el comienzo la materia inanimada, a través de incontables combinaciones durante un período larguísimo, llegó a constituir las complejas formas de vida hoy presentes sobre la tierra. Veamos lo que dicen los expertos.
     "Cualquiera familiarizado con el cubo de Rubik [cubo constituido por cubitos más pequeños con seis colores diferentes; el juego consiste en que todos los cubos de cada una de las seis caras queden con el mismo color] admitirá que es casi imposible que un ciego que moviese las caras al azar resolviese el juego. Ahora imagínese 1050 ciegos, cada uno con un cubo de Rubik con sus colores mezclados, e intente concebir la probabilidad de que simultáneamente todos ellos resolvieran el juego. Entonces uno tendría la probabilidad de arribar, por mezcla al azar a uno solo de los muchos biopolímeros [grandes moléculas, como los ácidos nucleicos ADN y ARN, o las proteínas] de los cuales depende la vida. La noción de que no solamente los biopolímeros sino además el programa operativo de una célula viva, pudiese lograrse por azar en una "sopa" orgánica primordial aquí en la tierra es evidentemente un extremadísimo disparate."
     Esta cita proviende de Sir Fred Hoyle, un profesor de investigación honorario de la Universidad de Manchester y el Colegio Universitario de Cardiff. El fue un docente de matemática en la Universidad de Cambridge. Se trata de un científico conocido y muy respetado. En su opinión, el desarrollo al azar de la vida en la tierra es un "extremadísimo disparate."
     Hoyle asimismo dice en otro trabajo dedicado a las biomoléculas:
     "... uno debe contemplar no solamente un único suceso para obtener una enzima, sino un número inmenso de intentos como los que se supone ocurrieron en una sopa orgánica tempranamente durante el desarrollo de la Tierra. El problema es que hay cerca de dos mil enzimas, y la probabilidad de obtenerlas todas en un ensayo al azar es de solamente 1 en (10 20) 2000 o 1 dividido 10 40000 , una probabilidad ridículamente pequeña que difícilmente ocurriría aunque todo el universo fuese una sopa orgánica."
     Lo menos que puede decirse es que la probabilidad de que los biopolímeros y enzimas formándose y ensamblándose espontáneamente son, en opinión de Hoyle, "ridículamente pequeñas."
     Otro escritor observa que "La probabilidad de que la vida se hubiese originado por azar en una de las 1046 ocasiones es pues de 10-255 . La pequeñez de este número significa que es virtualmente imposible que la vida se haya originado por una asociación aleatoria de moléculas. La proposición de que una estructura viviente pudo haber surgido en un único acontecimiento por medio de una asociación de moléculas al azar debe ser rechazada."
     Algunos otros científicos con puntos de vista similar en lo referente a la biogénesis (origen de la vida) han hecho comentarios igualmente desalentadores: "Obtener una célula por azar requeriría por lo menos cien proteínas funcionantes que aprecieran simultáneamente en un lugar. Esto equivale a cien acontecimientos simultáneos, cada uno con una probabilidad independiente que difícilmente pudiera ser superior a 10 -20 , lo cual da una probabilidad máxima combinada de 10 -2000 ."
     Hay muchas citas similares disponibles, pero estas pocas son representativas de la inmensa improbabilidad matemática de que la vida se formase espontáneamente en cualquier parte de la tierra. Las probabilidades están decididamente contra ello. Es imposible. Los evolucionistas, sin embargo, no consideran estas cifras de extrema improbabilidad como obstáculos invencibles. A menudo replican: "Si la probabilidad es tan pequeña, entonces hay que darle suficiente tiempo y ocurrirá." Bien, hagamos una prueba con esta idea.
     ¿Cuáles son las probabilidades de que se forme un organismo que tuviese sólo cien partes (ninguna célula viva tiene tan pocos componentes) si por 30 mil millones de años -una más que generosa estimación de la edad del universo- hubiese un millón de millones de millones de millones de millones de millones (un sextillón) combinaciones de sus partes en cada segundo? Esto equivale a 10 36 combinaciones por segundo. En otras palabras, ¿es este tiempo suficiente? Esto es fácil de calcular.
     La molécula básica del código genético es el ADN. Cuanto mayor cantidad de partes tiene un organismo, más complejo es. Las formas biológicas más simples (aunque carecen de capacidad para reproducirse por sí mismas) son los virus. Un virus tiene miles de nucleótidos de ADN o ARN o "partes." Para simplificar, inventemos un virus que tenga sólo cien partes. Si existe sólo una forma correcta de que las partes se ordenen las probabilidades de que ello ocurra en un único suceso son de 1/100! . Esta cifra se lee "uno sobre cien factorial" , y "cien factorial" (100!) significa 100 x 99 x 98 x 97 ....y así sucesivamente hasta ... x 3 x 2 x 1.
     Permítame un ejemplo de combinación. Si uno tuviese dos bloques de madera, ¿de cuántas formas podría disponerlos en línea recta? La respuesta es 2! , es decir 2 x 1 = 2. Si tuviese tres bloques, las combinaciones posibles serían 3! , ó 3 x 2 x 1 = 6 combinaciones. Si tuviese 4, serían de 4! , o 24 (4 x 3 x 2 x 1).
     Cuanto mayor sea el número de partes, mayor será el número de combinaciones posible. Técnicamente, las "partes" de nuestro virus podrían disponerse de manera distinta que una línea recta, con lo cual crecería muchísimo el número de combinaciones posibles. Pero estamos siendo generosos aquí.
     Ahora bien, combinar 100 en una línea recta puede hacerse en aproximadamente 9,33 x 10 157 formas diferentes. Sin embargo, en el caso de los seres vivos no cualquier combinación servirá. La vida supone un delicado equilibrio y por tanto una combinación muy precisa de las partes componentes.
     Nuestro problema ahora consiste en determinar si 30 mil millones de años son suficientes para que 100 partes se combinen a una tasa de 1036 combinaciones por segundo y ello resulte en vida. La ecuación es simple. Treinta mil millones de años son 3 x 10 10 años. En segundos, 3 x 10 10 años x 365 (días) x 24 (horas) x 60 (minutos) x 60 (segundos) este tiempo corresponde a cerca de 9,46 x 10 17 segundos.
     Si este número de segundos se multiplica por el número de combinaciones que ocurren en cada segundo en nuestro ejemplo, el resultado es 9,46 x 10 17 segundos x 10 36 combinaciones por segundo = 9,46 x 10 53 combinaciones, que podemos redondear a 1054 combinaciones. Si bien es un número grande, resulta extremadamente pequeño comparado con las 10 157 combinaciones posibles. La resta de 10 157 - 10 53 da 9,999 ... x 10 156 . Por tanto, ni todo el tiempo del mundo esta siquiera cerca de ser suficiente para que una sola célula simple con 100 partes surja a la vida. La probabilidad no difiere prácticamente de cero.
Los probabilidades estan contra La Evolución
Matthew J. Slick
Tamaño y edad del Universo
Crédito : astronoo.com
¿Cuál es el tamaño del universo?


Detrás de esta simple pregunta esconde conceptos extremadamente complejos, y tal vez incluso de redefinir.
El universo o Universum es el "todo" en latín. Las cuestiones relativas al "todo" son tantos, de orden metafísico que científico, entonces es posible que no hay respuesta a esta simple pregunta.
El universo contiene, por definición, todo lo que existe, la materia con su espacio-tiempo, por lo que no tiene "bordes". La existencia de un borde implica que más allá de este límite (borde), no estaríamos en el Universo. El universo no es en un espacio, que contiene material y está en la vecindad del material que existe el espacio. El espacio absoluto y el tiempo absoluto, independientemente del resto, no existen.
Por lo tanto, no sabemos si el universo es finito o infinito, único o múltiple, eterno o de edad avanzada. Muchas teorías científicas competentes esperan la validación o invalidación que vendrían de las observaciones. Pero entonces otra vez, ¿cómo puede uno observar algo infinito o eterno?
Sin embargo, las teorías sobre las que podemos basarse es la relatividad general, la mecánica cuántica y la teoría cuántica de campos, como muchas observaciones astronómicas basadas en estas teorías, permiten de escribir una pequeña parte de la historia del universo, la más reciente, que se despliega ante nuestros ojos y que comenzó allí es de 13,8 mil millones de años.
Estamos acostumbrados a leer en la mayoría de los artículos, que el universo tiene 13,8 mil millones años de edad, pero debemos entender que el autor habla del universo observable o del horizonte cosmológico o la superficie de la última dispersión o del radio de Hubble. Estas nociones de distancia, cerca unas de otras, pueden ser confundidas según el contexto, pero nunca dan una edad o un tamaño al universo en su totalidad, precisamente por las razones ya citadas.
Pero el espíritu humano necesita de representarse las cosas, entonces ¿cómo podemos aún, obtener una imagen tranquilizadora del universo en su conjunto?
En el momento del Big Bang, el plasma primordial privaba los fotones de libertad, que se emitieron e inmediatamente reabsorbidos por la materia que estaba a una temperatura de varios millones de grados. Pero el universo continuó expandiéndose y enfriarse rápidamente.
Luego 380 000 años después del Big Bang, los fotones han logrado romper el plasma, la luz se escapó y el Universo, tan opaco, se ha convertido "visible". Este momento marca la superficie de la última dispersión que es la región del espacio desde que se publicó últimos fotones, los que no fueron reabsorbidos por la materia. Así, la radiación electromagnética más antigua del universo se escapó de esta superficie de la última dispersión, es el fondo cósmico de microondas que se observa hoy en todas partes de nuestro universo.
Recordemos que el universo observable es el universo en el que vemos estrellas y galaxias, y hay un límite para la observación actual.

El universo real

El universo observable es un concepto teórico dinámico, crece y cada observador ve en el tiempo, entrar las galaxias en su campo de visión. Sin embargo, para nosotros los terrícolas, muchas galaxias permanecen para siempre más allá de nuestro universo observable.
Aunque la sensibilidad de nuestros instrumentos aumenta rápidamente con la tecnología, la luz de objetos distantes disminuye. Más las galaxias que veremos, serán lejanas (15, 20, 30 mil millones de años luz), más sus luces serán desplazadas hacia el rojo, de modo que exigirán una sensibilidad cada vez mayor de los instrumentos para detectarlas. En un momento dado su luz será sólo un ruido, más bajo que el ruido de fondo del universo, el fondo cósmico de microondas (CMB).
Las regiones del espacio más allá de nuestro universo observable son las regiones que ya estaban fuera de nuestro volumen de Hubble cuando sus estrellas han surgido y comenzaron a emitir luz. La luz de estas áreas nunca podrá nos alcanzar.
La gran mayoría del universo es, probablemente, más allá del universo observable. Nadie sabe exactamente cuál es su tamaño.


¿Es el universo observable muy grande?

Medimos-lo en comparación con nuestra galaxia, la Vía Láctea. Una galaxia es una estructura gravitacional y por lo tanto todos los objetos dentro de su área gravitacional le pertenecen.
Vemos que hay aquí una falta de definición en la noción del tamaño de una galaxia, porque su límite se termina donde comienzan las de las galaxias vecinas, es el mismo para un sistema de estrellas, un un cúmulo de galaxias, un supercúmulos y por lo tanto todo el universo.
Sin embargo damos no obstante un tamaño aproximado a nuestra galaxia, decimos 130 000 años luz de diámetro.
El universo visible es: 13 x 109 / 13 x 104 = 105 es decir 100 000 veces más grande que la Vía Láctea. La relación entre los diámetros del universo visible y la Vía Láctea no es muy grande, porque 100 000 es un número en una escala humana.
Es fácil imaginar el número 100 000, se sabe que representan 100 mil personas, es una pequeña ciudad, una fila de 100 000 personas lado a lado hace sólo
˜100 km.




Debido a la velocidad de la luz, que se limita al de 300 000 km/s, nuestro horizonte cosmológico se encuentra en el borde del universo observable, ninguna señal puede ser recibida desde el más allá, debido a la carácter finito de la velocidad de la luz. Este horizonte cosmológico nos masca por lo tanto todos los objetos más allá de 13,8 mil millones de años luz. En otras palabras, el universo real ya no está conectado a nosotros porque la mayor distancia que podemos ver está a 13,8 mil millones de años luz.
Sin embargo, esta distancia no es el límite físico del universo, es el radio del universo observable que a su vez ocupa un volumen finito en el tiempo y en el espacio. Volumen V=4/3pR3 es ya considerable.
Una complicación adicional se añade a la noción de tamaño del universo.
El universo es un objeto físico dinámico en movimiento, impulsado por la gravedad sino también por lo que los científicos llaman la inflación cósmica, es decir, la expansión del espacio-tiempo. El universo habría comenzado como un gran "explosión" que creó el material con el espacio y todo lo que contiene. El "todo" está ahora en expansión permanente al tasa de
˜67.8 km/s/Mpc.
En esta expansión del universo, no son las galaxias que se alejan unas de otras con respecto a un cuadro espacial de referencia, pero es el cuadro espacial que se hincha. Esto provoca una serie de efectos, incluyendo uno que permite a dos objetos muy lejanos, tener una velocidad de recesión, con respecto al otro, mucho mayor que la velocidad de la luz. Estos objetos "nunca se verían" y esto no viola el principio que dice que ningún objeto no puede exceder la velocidad de la luz, porque es el espacio entre los objetos que crece. El espacio-tiempo es un objeto cuyo no sabemos la naturaleza.
Además, si la luz de los objetos más distantes que observamos, ha viajado durante 13,8 mil millones de años antes llegar hasta nosotros, esto no nos dice a qué distancia real son actualmente estos objetos porque desde este evento, se pasa 13,8 mil millones de años. Es razonable pensar que la inflación cósmica ha separado significativamente estos objetos arrastrados por la expansión. Estos objetos podrían estar ahora a decenas de miles de millones de años luz de nosotros.
Por tanto, es posible que las galaxias en nuestro universo observable representan sólo una pequeña fracción de las galaxias en el universo real. Lo que podemos decir es que el universo real es sin duda mucho mayor de 13,8 mil millones de años luz.
En resumen, el universo ha emitido señales que han podido llegar hasta nosotros, es la luz de los objetos que vemos hoy, así como las señales que podrían llegar hasta nosotros, es la luz de los objetos que no vemos hasta ahora, pero ya veremos porque nuestro horizonte se alejar de 1 año de distancia a cada año, y, finalmente, el universo también ha emitido señales de que nunca podrán llegar hasta nosotros, porque ellos pertenecen a zonas inaccesibles alejándose más rápido que la velocidad de la luz. En la práctica, las señales más lejanas que recibimos provienen del fondo cósmico de microondas.


La edad del universo observable se estima en unos 13,8 mil millones de años por lo tanto, la luz emitida por un objeto no puede haber viajado más de 13.8 Ga. Pero desde 13,8 Ga, los objetos que vemos como estaban a la época, se han alejado y ahora están considerablemente lejos (inflación).
Pero ¿hasta dónde están actualmente los objetos más distantes de los que obtenemos la luz?
Según el modelo de universo que adoptamos y la tasa de expansión del espacio (constante de Hubble), podemos deducir la distancia.
En el cuadro del modelo estándar de la cosmología, el radio del universo en su conjunto es de unos 45 mil millones de años luz.
Video : Representación posible dinámica de los universos observables en el universo en su conjunto. El universo observable contiene galaxias cuya la luz ha tenido el tiempo de llegar a la Tierra desde el comienzo de la expansión cosmológica. El universo observable es un volumen esférico centrado en el observador. Cada lugar en el universo tiene su propio universo observable, que puede o no coincidir con el centrado en la Tierra. El universo es dinámico, todos los objetos están en movimiento.